Correo Doméstico
galería parásito/... & harto_____espacio in No-D
october 2007, prague, czech republic

nod.roxy.cz
hartoespacio.com

correo doméstico images >>>>>

----------------------------------------------------------------

El internet facilita la comunicación entre los individuos. Estas comunicaciones a distancia, donde la computadora funciona como medio y fin se suceden a partir de una posición estática y un perímetro delimitado por un área en la que nos desenvolvemos a diario. Paradójicamente a más distancia virtual recorrida hay menos necesidad de un desplazamiento físico real. Todo se limita a un teclado y una conexión telefónica para situarnos prácticamente en cualquier parte del mundo. Así, nuestro campo de acción se reduce a lo mínimo. Correo Doméstico es un ejercicio artístico en el cual se pretenden explorar las posibilidades estéticas que ofrece aquello que nos resulta más próximo y quizá menos trascendente. Las opciones pueden ser casi infinitas, si tomamos en cuenta que cualquier cosa puede ser susceptible de volverse una herramienta. Las limitantes de esta exposición están dadas a partir de este principio. La más importante era concebir una pieza que pudiera realizarse con elementos que sean fácilmente encontrados en cualquier espacio habitado.

Encontramos entonces que el dibujo -eje conductor de cualquier manifestación visual- se presenta como medio ideal para expresar una idea a distancia. Tal vez por la inmediatez que representa el medio, sea esquema o gesto, o por la evidente cercanía de la herramienta (un trozo de ladrillo, un lápiz, un clavo o prácticamente cualquier cosa). Así lo entendió
Adriana Riquer. Al dibujar las siluetas de sus manos y pies simulando haber estado parada frente al muro (“Acto de presencia”) nos comparte de un gesto lúdico y emotivo donde la imposibilidad de estar físicamente en el lugar de exposición se vuelve el pretexto perfecto para jugar con la idea de la ubicuidad y de paso rescatar un pasatiempo olvidado. Más cercano al dibujo está también la pieza de Dulce Chacón, quien propuso pintar la sombra de una silla en la fachada exterior del local así como en el interior de este. Al desaparecer la silla, las siluetas de estas sombras quedan como manifestación silenciosa de un instante congelado en el tiempo.

Otra de las variantes que encontramos en Correo Doméstico es la utilización del texto como lenguaje mutante o afirmación política. Es el caso de Abraham Cruzvillegas, quien decidió mandar a hacer una serie de t-shirts con el nombre-logotipo de un desaparecido y legendario grupo de rock mexicano, Three Souls in my Mind, y ver como funcionaba esta frase dentro de un contexto donde la asociación con la banda sería nula o mínima, llevando la pieza a metamorfosearse en lenguaje poético y gráfica nostálgica. Por su parte, Ricardo Cuevas lleva su Caravana Uruguaya (una servilleta colocada a 40 cm. del suelo sobre la que puede leerse: “Inclinarse para mostrar respeto es una obligación moral entre naciones”) a cuestionarnos irónicamente acerca de la diplomacia que debe privar entre pueblos y naciones. Al final, el documento fotográfico define una pieza donde el orgullo patriota queda anulado por la cábula nacional más cercana al albur y la chacota.

El caso de Javier Hinojosa es similar en estructura. En la Cd. de México es común salir a la calle, dirigirnos a nuestro automóvil y encontrarlo sin neumáticos, descansando sobre ladrillos apilados. Hinojosa transporta esta circunstancia vandálica, involuntaria, irritante e incómoda a un contexto donde esto puede ser extraordinario; desde el absurdo de su realización (el automóvil estará sobre una pila de ladrillos lo más alta posible) hasta la documentación del contexto donde se genera. Y aunque la reacción del espectador puede ir de la indiferencia a la duda, seguramente la pieza cumplirá las expectativas que en cuanto a experimento social y visual pretende generar.

Juan Carlos Matus, también conocido como DJ Yodex realizó una pieza atípica entre las demás. Grabó durante todo un día el entorno sonoro que se desarrolla en el lugar donde vive; un licuado de voces, música y timbrazos telefónicos. Este entorno sonoro estará presente durante la exposición al mismo tiempo que una radio portátil sintonizará noticiarios radiofónicos de Montevideo, en tres horarios distintos. La ubicuidad, en este caso de sonidos, mezcla informaciones para provocarnos una sensación similar a la que producen los radios de onda corta.

Hubo artistas que se abocaron a trabajar con elementos directamente relacionados con la vida en casa. Máximo González, por ejemplo, presentó “Herencia”, un proyecto donde se mezclan los objetos cotidianos y las historias familiares, en este caso la colección de platos de cocina pertenecientes a alguna familia uruguaya dispuesta a prestarlos para la exposición. Con estos se hará un mosaico en el piso. Arturo Hernández, con sus “Instrucciones para generar calor” pretende llevar a cabo una ambientación sutil o asfixiante, dependiendo la magnitud de la instalación y como se desarrolle. En esencia se trata de hacer una conexión eléctrica múltiple de objetos caseros que puedan producir una sensación de calor, sea desde una estufa hasta una secadora de pelo o un tostador de pan. Balam Bartolomé quiere generar una sensación similar, aunque en este caso olfativa. Idealmente pensada para ser instalada en un lugar donde se puedan encerrar los olores, la pieza consiste en comprar todos los envases contenedores de líquidos aromáticos volátiles que se usen normalmente en una casa (acetona, limpia pisos, cloro, etc…), destaparlos y disponerlos juntos para así generar una mezcla de olores y un catálogo visual de frascos y tapas de colores.

Directamente relacionado con los objetos que encontraríamos fácilmente en cualquier casa, Heráclito López en una de sus piezas propone a los organizadores de la muestra la decisión de escoger cinco objetos al azar para posteriormente cortarlos a la mitad, quizá para evidenciar la colaboración y la geografía bipartita, y colocar cada una de esas partes en fila pegadas al muro y su par encontrado del otro lado del mismo. Del mismo modo Douglas Rada echa mano del tocadiscos, electrodoméstico en algún momento indispensable en todo hogar que se preciara de haber accedido a la modernidad y el pasto, referencia al jardín que en las postales de familia perfecta jugaba un papel fundamental y que se ha vuelto un elemento cada vez mas atípico en un mundo que se ha acostumbrado a crecer hacia arriba y donde tener un área verde resulta un lujo. Christian Maciá involucra en su proyecto a la mascota, un elemento fundamental en el buen funcionamiento de un hogar modelo, para derivar en una reflexión acerca de la territorialidad y la violencia que de manera velada suceden en cualquier lugar donde conviva más de una persona. Jorge Sosa define los límites de la casa como espacios o fronteras donde sería fácil diferenciar entre lo público y lo privado. Es a partir de la clasificación de ciertos objetos seleccionados en un lugar o el otro que se pretende establecer una certeza o ampliar una duda. ¿Donde empieza lo publico y termina lo privado? ¿Es suficiente cerrar la puerta de la casa para tener privacidad?
Por otro lado, Laboratorios Buenader redefine la casa como un lugar donde suceden un sinfín de historias, complejas circunstancias entrelazadas a partir de quienes habitan el espacio. Sin embargo, estas múltiples visiones no siempre concuerdan pues la empatía ideológica esta sujeta a condiciones jerárquicas y generacionales. Finalmente un microcosmos que sostiene a otro más grande.

Por último tenemos a Paola de Anda y José Luís Cortés, dos artistas que se enfocaron a la intervención del espacio para concretar su propuesta. De Anda consideró las fracturas y grietas del hogar como espacios dentro del espacio que había que evidenciar. Al hacer moldes de estas fugas y colocarlos en el local estos refugios del polvo se invierten y se vuelven cicatrices. José Luis Cortés, con su “Ventanal”, niega la funcionalidad de un elemento vital para replantar su condición de proveedora de luz. En contraposición al cubo blanco, la condición fundamental del habitáculo se cancela para volverse un todo sólido y oscuro, una construcción visualmente negada.

Balam Bartolomé

Cábula: comportamiento usual del mexicano promedio en el cual nada parece ser tomado en serio. Todo es sujeto a risa, escarnio y burla.
Albur: juego de palabras usado en México para someter o humillar a otro. Se caracteriza por su uso del doble sentido, que siempre es de índole sexual y donde pueden establecerse verdaderos duelos verbales entre dos personas que dominen este arte.
Chacota: broma, desparpajo.
Ej: Antar y Adela no se toman nada en serio, siempre se la pasan chacoteando.